lunes, 15 de octubre de 2012

La Escuela Enrique Happ se va de Cercado e invade la nostalgia

Es el mayor ícono del fútbol cochabambino y en su momento lo fue de todo el país, pero hoy, 42 años después de su fundación forjada gracias al sueño de un visionario y altruista que hizo patria en este valle, el sueño se fue cayendo de a poco y este año termió de esfumarse.

Se fundó en 1970 y hoy, cuatro décadas después aún no se ha erigido un parangón que emule la capacidad que tuvo para “producir” la cantidad y ante todo la calidad de futbolistas como lo hizo la Escuela de Fútbol Enrique Happ.

Hoy de Happ quedan solamente las enseñanzas, los desayunos para todos los niños pobres o no pobres, los uniformes impecables, las expediciones internacionales. Pero sobre todo, la formación de grandes profesionales del fútbol que luego se transformaron en grandes personas. Algo que era parte de ese sueño.

Happ desaparece tal como lo crearon, tal como tanto se lo recuerda cada vez que se habla de la época dorada del fútbol nacional.

Y aún cuando quedan el club y la misma Escuela ya con otra sede muy alejada de la original; y además existen iniciativas para refundarla a partir de otros clubes de la asociación local, Happ terminó de desaparecer.

Y es que no solo se trata de un nombre, de un predio, de una escuela o de un club, o de las buenas intenciones de quienes crecieron bajo la bandera tricolor. Se trata de la desaparición paulatina que fue sufriendo Enrique Happ primero con la desvinculación de su fundador, luego con la sentida muerte del mismo. Y ahora con la pérdida del último bastión que hacía ver con nostalgia todavía algo de aquella poderosa institución.

Hace poco Happ perdió su tradicional sede al ingreso del complejo Capriles por la calle Martín de la Rocha, en Cala Cala.

Después su nombre pasó a un club del Trópico que cambia la sede en otro intento por retomar el sueño inicial.

Pero de cualquier modo Happ muere de a poco, aunque algunos aseguran que ya se había extinguido hace años cuando se dividió, cuando dejó de producir jugadores de selección, cuando las mezquindades personales borraron el sueño del visionario y terminaron de sepultarlo.
MINUTO 90
EDWIN GUARAYO | Fundación E. Happ
Lo que se ha hecho es un nuevo directorio y que ellos están tomando la decisión de jugar en el Trópico. Yo compré el Club San Pedro en 2003 y cambié de nombre en 2005 a Enrique Happ y obviamente puedo transferirlo. Así que ahora estoy vendiendo con todo el derecho, y tenemos todos los documentos.
JHONNY VILLARROEL | Pdte Club E. Happ


Primero hay que preguntarse a título de qué están vendiendo o tranfiriendo la Escuela Enrique Happ. El club que presido sigue como siempre, pero la Escuela era como la base para el club, es decir allí se formaban los niños hasta cierta edad y luego pasaban al club, pero esto se rompió hace mucho tiempo.
EDUARDO TERRAZAS | Exfutbolista
Para mí lamentablemente ya no es la Escuela en la que yo estaba, aunque tendrían el nombre, No he visto jugadores que hayan producido como antes. Para mí los dos clubes es poco o nada, se tendría que ver qué gente han dado al fútbol. Que se vaya o no la Escuela es nada, es intrascendente ahora. Es lo mismo.
OSCAR VILLEGAS| Entrenador de fútbol


Es algo que realmente me duele muchísimo porque nunca fue el objetivo de don Enrique Happ lucrar. Me parece que esto debería seguir siendo Enrique Happ. Lo que no se puede hacer es matar a una institución tan grande. Pero aún así todavía hay un club que sigue vivo y es al que todos queremos apoyar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada